To get cold feet

Aunque literalmente significa: “enfriarse los pies”, la expresión “to get cold feet” en realidad se usa cuando de repente tienes miedo a hacer algo que habías planeado previamente, normalmente algo importante o relevante para ti. Se usa frecuentemente en el contexto de las bodas, dado que se da un gran paso.

Algunas traducciones posibles serían: “echarse para atrás”, “arrepentirse” o “acobardarse”. En lenguaje coloquial y muy informal se dice: “acojonarse”. Veamos unos ejemplos:

I’m getting married next week. That’s if Sarah doesn’t get cold feet in the last minute!

Me caso la semana que viene, si es que Sarah no se echa para atrás en el último momento!

I’m worried he may be getting cold feet about our trip to Iceland.

Me preocupa que se acobarde sobre el viaje a Islandia.